• Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Capacidad para la desigualdad

June 28, 2017

El acompañamiento a personas con discapacidad plantea una difícil tarea en la construcción la identidad social. En esa construcción se pone en juego una condición de sujeto diferente “no normal” al resto de la sociedad. Las personas con discapacidad se encuentran en una condición desventajosa. Su situación, en lo relativo a las oportunidades educativas y laborales, es manifiestamente desventajosa.

 

La sanción de la Ley 22.431, basada en el Convenio Internacional de DDHH, obliga al Estado a impulsar y sostener políticas necesarias para garantizar a las personas con discapacidad el acceso efectivo a todos sus derechos. Debe “promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de IGUALDAD en todos sus derechos”.

Pero la ley no se cumple y, con los últimos acontecimientos, se profundiza la desigualdad.

 

Desigualdad 1

 

Las personas con discapacidad no siempre pueden desarrollar su autonomía y su red social no siempre es consistente. No existen políticas públicas que promuevan el acceso real al derecho laboral. ¿Qué sociedad está preparada para la discapacidad? Pensemos.

Declarar como funcionario que “las personas con Síndrome de Down pueden trabajar” es generalizar una condición, perdiendo de vista la individualidad de ese sujeto, sus deseos, su red existente o inexistente de contención. Por otro lado, es una manera de no responsabilizarse de la función estatal que consiste en gestionar políticas públicas reales de acceso laboral para personas en esta condición. Un ejemplo claro es lo que hizo el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con el Hospital Borda. Valiéndose del mecanismo de la “desmanicomnialización” recortaron los talleres de externación, sabiendo que la contracara real de todo este proceso son las intenciones inmobiliarias que el Gobierno de la Ciudad tiene sobre esos terrenos. 

 

Desigualdad 2

 

La ley dice además que la pensión debe otorgarse “por motivos de discapacidad y no por incapacidad de trabajar”. Quitarle pensiones o subsidios a estas personas, además de un acto inconstitucional, implica enfrentar nuevamente a esa persona a su condición de “diferente”;  reforzando dicha condición, la cual opera siempre como desventaja para el sujeto.

 

Desigualdad 3

 

Se remarca el mecanismo perverso del gobierno, que con una explícita voluntad política de reducir el déficit fiscal, recorta siempre por lxs más vulnerables.  Este “reordenamiento de políticas públicas” ya fue por lxs ancianxs y sus remedios, las madres solteras y ahora era turno de las personas con discapacidades. ¿Quién seguirá en la lista?  

 

Desigualdad 4

 

Por último, queda a la vista el desgastante mecanismo del “error”. Genera impotencia el atropello permanente a los sectores más apaleados. Es un mecanismo sádico: “si pasa, pasa” y subestima al pueblo, porque lo coloca en un lugar de imposibilidad de acción. Por más que vayan para atrás, el daño subjetivo está hecho.

Por todo esto, ¡ni un paso atrás en los derechos ganados!

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

September 14, 2018

June 4, 2018

March 22, 2018

December 21, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now