• Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Aborto legal, seguro y gratuito

¿Qué y cómo se debatió en el Congreso? 

El pasado martes 10 de abril comenzó el debate legislativo en el Congreso sobre el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Este fue presentado por séptima vez en marzo por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito. Ingresó con el aval de 71 firmas de legisladoras y legisladores y será tratado por las Comisiones de Legislación general, de Legislación penal, de familia, mujer, niñez y adolescencia, y de Acción social y Salud pública. El debate se extendió durante dos meses, a lo largo de cada martes y jueves. Se resolverá un dictamen este 13 de junio, con el proyecto al recinto.

Para empezar, ¿cómo es la situación del aborto en el mundo?

De acuerdo al reporte anual del Centro por los Derechos Reproductivos, más del 60 por ciento de la población mundial reside en países con leyes de aborto permisivas.
En los países donde el aborto es legal, el riesgo de complicaciones graves o muerte es insignificante, ya que se realiza de manera segura gracias a un sólido sistema de salud pública. En América Latina, solo 1 de cada 4 abortos fue seguro.
En Argentina, las complicaciones por aborto inseguro son la primera causa individual de muerte materna en 17 de las 24 provincias. Durante los últimos 30 años, las complicaciones derivadas de abortos practicados en condiciones de riesgo representan un tercio del total de las muertes por mortalidad materna (Fuente: Cosecha Roja).
En Argentina se estima que se hacen 1300 abortos por día, según lo informó María Alicia Gutiérrez, doctora en Socióloga e investigadora de la Universidad de Buenos Aires.

¿Qué dice la ley de nuestro país al respecto?
Así lo expresa el Código Penal en su artículo 86:
“El Código Penal vigente desde 1921 en el país suramericano considera el aborto un delito, aunque contempla que "no es punible" en dos casos: cuando es necesario evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación”.

 

 

Aborto legal, una deuda de la democracia

¿Qué es la Campaña y qué sostiene el proyecto que se está abordando?
La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito es una alianza federal, que articula y recupera parte de la historia de las luchas desarrolladas en nuestro país en pos de este derecho.
Tiene sus simientes en los Encuentros Nacionales de Mujeres realizados en el año 2003 y 2004, y fue impulsada desde grupos feministas y del movimiento de mujeres, como así también desde mujeres pertenecientes a movimientos políticos y sociales.
Fue lanzada el 28 de mayo de 2005, Día de Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, y desde entonces tiene la capacidad y la fuerza de coordinar actividades simultáneamente en distintos puntos del país bajo la consigna: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.
Entre otros puntos, la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, presentada por la campaña sostiene:
Artículo 1°: En ejercicio del derecho humano a la salud, toda mujer tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras 14 semanas del proceso gestacional.
Artículo 2º: Toda mujer tiene derecho a acceder a la realización de la práctica del aborto en los servicios del sistema de salud, en un plazo máximo de 5 días.

 

El debate
Cada martes y jueves, desde hace dos meses, se siente un clima histórico de lucha: las calles se llenan de color verde; y las redes, las casas, las escuelas y cada espacio que habitamos se llenan de debates urgentes, minados de argumentos imperiosos de ambos lados, pero que responden a diferentes intereses.
Por un lado, escuchamos hablar de justicia social, salud pública, autonomía de la mujer, mortalidad materna y ampliación de derechos.
Por el otro, escuchamos hablar de “genocidios de bebés” y de mujeres que se vuelven “asesinas” de sus propios “hijxs”. Argumentos que pretenden imponer la idea metafísica y/o religiosa de que debe considerarse al embrión una persona desde el momento cero de la concepción. Argumentos que responden a una postura fundamentalista, llena de dogmas y prejuicios.  "Es una ley para no procrear y enfermarse. Que favorece vilmente la promiscuidad y el aborto. Y aumenta la incidencia del embarazo adolescente y de enfermedades de transmisión sexual. El Congreso no puede habilitar un debate para cuándo y cómo matar argentinos inocentes", sostuvo Oscar Botta, director ejecutivo de Profamilia.

Muriel Santa Ana, actriz y cantante, interpeló a aquellos que se oponen a la legalización preguntando: “¿Qué significa para ustedes una mujer muerta?”, y es que bastante hemos escuchado hablar de la vida del embrión (que los antiabortistas llaman “bebé”), pero poco de la vida de aquellas mujeres de clases populares que mueren constantemente en condiciones inhumanas.
También se mostraron fotos y videos (de los que estamos acostumbradas a cruzarnos por las redes), en los que se muestran abortos realizados en el tercer trimestre del embarazo; ignorando el hecho de que el proyecto lo propone hasta las 14 semanas de gestación, dejando en evidencia, así, la importancia de alimentar la postura que cree que aborto es igual a asesinato. Desinformando y recurriendo a falacias para poder sostener una postura que no se sostiene por sí misma, y que lo único que busca es imponer la maternidad como método de adoctrinamiento, oponiéndose así a la ampliación de derechos. 
Existe una problemática específica y existe la necesidad urgente de resolverlas: hay mujeres, ahora mismo, que se están muriendo porque no se les está garantizando el derecho a decidir sobre sus cuerpos y sus vidas. Que son consideradas “ciudadanas de segunda”, como lo dijo Darío Sztajnszrajber​ -filósofo, ensayista y profesor- que son deshumanizadas por el patriarcado que busca demonizar el disfrute sexual de la mujer, reduciendo su sexualidad a la reproducción: la maternidad como imposición. “¿Realmente consideran que alguien puede querer abortar?”, preguntó Alejandra Planker, asesora técnica del Instituto para el Matrimonio y la Familia de la UCA. Negando así la autonomía de las mujeres y personas con capacidad de gestar de tomar nuestras propias decisiones.
Hay quienes buscan soluciones concretas, quienes proponen, se forman y construyen para que la democracia salde la deuda que tiene con las mujeres y personas con capacidad de gestar. Hay quienes desinforman, recurren al sensacionalismo y a los intereses del brazo fundamentalista de la derecha argentina.
De un lado hay cifras concretas, hay un respaldo de resultados positivos de países como nuestro vecino Uruguay, en los que la legalización redujo las muertes maternas a números bajísimos, y con ello también la disminución de la mortalidad infantil. Del otro lado hay suposiciones basadas en prejuicios y la construcción de un imaginario social que sostiene que -de legalizarse- las mujeres abortaríamos como método anticonceptivo y se despoblaría el planeta.
De un lado hay estudios empíricos y hechos.
Del otro, argumentos basados en creencias personales.
“El estado laico es el único que permite la convivencia pacífica entre quienes tienen distintos planes de vidas y distintas opiniones. El estado jamás debe imponer una moral determinada a una ciudadanía. El derecho no es el brazo armado de ninguna moral religiosa”, sostuvo Analía Mas, abogada.
Las políticas públicas deben ser laicas. El estado debe garantizar derechos, por fuera de mandatos sociales instituidos y discusiones filosóficas.

 

¿Quiénes serían pro-vida?
La forma de prevenir embarazos no deseados y muertes de mujeres en manos de abortos clandestinos no es, de ninguna manera, la penalización de la interrupción del embarazo. Por el contrario, es necesaria la inversión en políticas públicas acordes, la correcta implementación de la ESI (Ley de Educación Sexual Integral), la garantía al acceso de métodos anticonceptivos gratuitos y acordes a las necesidades de cada persona. También el acompañamiento, la información y el asesoramiento en cuanto a planificación familiar y, por último, el acceso al aborto legal, seguro y gratuito para las personas con capacidad de gestar. Por eso, el lema de la campaña es: Educación Sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.
El aborto legal, seguro y gratuito es una deuda de la democracia, y una discusión que debe darse en un marco político y de salud pública. Y, como lo sostuvo Muriel Santa Ana: “Si este proyecto fuera rechazado, llevarán de por vida sobre sus espaldas, a las muertas que de aquí en más, produzca la industria del aborto clandestino”.

“Nada fue conseguido fácilmente. Los derechos se conquistan”, dijo María Alicia Gutiérrez. El movimiento de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans lo sabe mejor que nadie. Dijo Ofelia, la joven que expuso en el debate, citando al Che: “Lo único más grande que el amor a la libertad es el odio a quien te la quita”.


Dimos batalla y la vamos a seguir dando.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

September 14, 2018

June 4, 2018

March 22, 2018

December 21, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now